Opinión, politica

¿Orgullo o responsabilidad?

¿Tendrá que ser generosa la dirección de Podemos? ¿Tendrá que ser lo suficientemente estratégica e inteligente?

Estas son las cuestiones que a mi juicio habrá que plantearse. Y aún una más, quizás más difícil de resolver, porque golpea directamente el sentimiento: ¿Orgullo o responsabilidad?

¿Por qué digo esto? Errejón, por muchas explicaciones que haya ofrecido ante la opinión pública, ha cometido una de las peores acciones que se pueden llevar a cabo en la política, y, si me apuras, en cualquier aspecto de la vida: ha negociado a espaldas del partido, de los compañeros de siempre, con el fin, más que probable, de cumplir una ambición personal, ya que de otro modo no habría actuado de tal manera, sabiendo el daño que podría causarle a la formación política a la que pertenece, esa que él mismo define como un hijo. A un hijo, Íñigo, no se le hace eso. Es obvio que no eres padre, y por tanto no tienes ni idea de lo que eso significa, y no debes, ni puedes, hacer comparaciones de ese calado.

Tras de sí, ha dejado un espacio desolado, un terreno baldío, un regusto amargo de traición, un malestar incomparable, una decepción inmensa, una depresión de enormes proporciones.

¿Qué debería hacer Podemos, ante este panorama? El orgullo – al que antes me refería – empuja a expulsar a Errejón del partido, a sugerirle que deje el escaño, a apartarlo de la formación que él mismo ayudó a engendrar. Pero el orgullo en esta vida sirve de muy poco, en general entorpece más que ayuda. Si bien es cierto que el sentimiento más visceral, que el primer impulso es el orgullo, es necesario templar gaitas y contar hasta cien, si es necesario, antes de dar un paso que pueda empeorar aún más las cosas.

La situación a tan corto plazo de las municipales y autonómicas empuja, a juicio del que escribe, a realizar un acto de responsabilidad. Es necesario negociar, a cara descubierta, con todas las fuerzas de la izquierda, y todos deberán hacer concesiones para llegar a un acuerdo que no deje a la Comunidad de Madrid en manos de un tripartito de extrema derecha, como el que se ha gestado en Andalucía.

Es necesario, más que nunca, demostrar que la izquierda es generosa, porque se sustenta en unos principios diferentes a los de la derecha. Es necesario no perderse en luchas intestinas: eso es como entregarle una bomba atómica al enemigo. Es necesario ganar Madrid. Es imprescindible dialogar y aparcar la rabia y respondernos todos a esta pregunta:

¿Yo no me he equivocado nunca?

Anuncios
Estándar

2 comentarios en “¿Orgullo o responsabilidad?

  1. Francisco dijo:

    Estoy de acuerdo en que se debería negociar, a pesar de la actuación de Errejon. Dos candidaturas de izquierda- la de Carmena y Podemos- además de la del PSOE, puede repartir el voto entre sus votantes, con el riesgo de que el tripartito de derechas se una tras las elecciones y se haga con el poder como en Andalucía.

  2. Rosa Gimenez Arnau dijo:

    Eso de aparcar el orgullo, tener responsabilidad y negociar con alguien que no quiere negociar y su única responsabilidad es con si mismo. ¿Cómo se hace? Porqué ni Iñigo ni Carmela quieren negociar, solo quieren mandar, ordenar y que los otros ni rechisten. Lo veo muy díficil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.